domingo, 24 de julio de 2011

Yo no sé pensar en democracia
tanto tiempo obedecí
sin saber pedir con propiedad
ausente  la dialéctica
No puedo entender las leyes que conforman
el atribulado mundo de tal gen
Cuando hablan del poder del pueblo
simplemente el pueblo mio
veo las palabras achicarse ante las obras
contundentes de la  historia
a la espera de la suerte viento angosto
podredumbre
que devuelva la constante seriedad a las razones
más que polvo fue antes compensado en las verdades
en cadalso de proscritos aferrada la justicia
desolada y virginal criatura
promiscua dentellada de animales torvos
la jauría encomiable sirvese a la orden
Democracia vomito a la mesa reservado
pone un hálito de cortesana muestra
da igual el pasearse sin vergüenza hasta el cansancio
por un plato de lentejas a sabiendas
que rampante el palo destinado a las costillas
pone limites fervientes a las cuotas
Dónde vives mar de pueblo imperturbable
que a cadenas de leyes maniatado
partes del centro de tu rabia a defenderte
con el cuerpo atado
Democracia en la cadera de la vil matrona
hacia el sustento de los moribundos
animales que sirvan de agasajo a los mediocres
Si me acosté con el vértigo de la ilusión
he de vivir soñando con ser libre
para buscar en mi ceguera urdimbre
donde sin concebirlo perecer
Publicar un comentario