sábado, 16 de julio de 2011

Oficio de vivir

No hay beso sin labios.
Ojos que en fuegos ocultos trasmiten 
desmienten al poeta que sabe
el incongruente misterio
de esperar aparecer lo que se ha ido
saber aguardar por lo imposible
atajar la idea si es preciso
en la tenue acción expuesta
acariciar la imagen que anda cerca
verter su propia idea
y en un magistral despliegue
hacer de una historia, un poema
Publicar un comentario