sábado, 23 de julio de 2011





                                                                                        

Muerden los dientes laberínticos del sueño
la fina piel del alba
sobre la piedra exquisita 
Aguarda desatar su timidez
la llanura donde pasta mi unicornio
Esclava se sueña del dominio
sin más ley 
que ser amada en infinito
eterna agonizante que posterga
                                           la entrega
no te unjas del licor divino de mi estirpe
no poseas la gracia inagotable 
no me dejes llorar al pie de valle del sediento
Mi única razón afortunada 
a sido perseguir la mariposa-fuego 
                                                      de tu bosque
Publicar un comentario