lunes, 18 de julio de 2011

Escritores de Internet

En este afán moderno de sentirnos escritores ,se va de  pronto el tiempo.Y no es tan cierto, aunque se exprese de ese modo, es más bien un grito ahogado para hacernos escuchar. Palabrear a ver si uno por ahí ,de pupila insomne recibe los mensajes y luego de leer en la calma de su entorno, decide devolver a su vez unas palabras que iniciarán un dialogo electrónico .Si acaso está a la altura de aquello que se desea recibir, o al menos entra en el margen de lo previsible. Sin embargo debido al ansia y la veloz forma en que se vive, estamos mas deseosos de expresarnos que de leer a otros.
Intentando lograr un objetivo que permita adiestrar la mente , fortalecer la técnica y distraer la pupila, muchos hacemos ejercicios provechosos , un día escribo, otro corrijo y al tercero leo algo de otra persona , para cultivar la mente, aprehender nuevas formas y relajar la tensión que produce dedicar mucho rato a la escritura.
Sin embargo estas no son mis palabras, ni mi técnica, ni soy dado a la meticulosidad y el orden, cuando escribo.
He  optado por usar una laptop, donde antes tenia libreta y pluma . Al principio resultó complejo, un dedo equivocado y el texto se iba hasta el infinito desconocido del ciberespacio, y me estaba horas intentando descubrir cual botoncito me traería de vuelta el texto único , el irrepetible, aquel que ahora sí me haría conocido entre mis compañeros, trayendo el mérito que todo el que escribe desea, cuanto sueño de novato.
Después con el tiempo, fui entendiendo que los amigos llegan y hasta los enemigos, que nada suple la presencia física, la modernidad no está reñida con el talento y es vital dominarle , pero se puede vivir de no tener al alcance un ordenador de cuarta. Y no afecta para nada al talento. 
Todo ayuda, por supuesto. Y entre esto el leernos. Mi propia vida a mejorado ,leo más y de variadas formas, conozco mundos interesantes al alcance de una tecla. Comparto mis emociones y recibo otras. Hago amigos y doy aliento a gentes de otras regiones donde tal vez jamás pueda pararme. Y me ven y los veo,pueden si desean contar mis canas y ver los rojos ladrillos a mi espalda. Cuanto ha cambiado el mundo. Y tengo la dicha , gracias a Dios, de poder vivirlo. Todavía ando en ese largo e intrincado camino de ser escritor algún día. Transmitir emociones y vivencias ,reales o imaginarias, pero en el inter, mi vida ha mejorado. Hoy sigo tecleando hasta media noche porque amante de las probabilidades, comprendo que de tantos cibernautas alguno vendrá a leer lo poco que escribo y algo se irá con esa persona, no será un tiempo perdido, al menos la reflexión de haber compartido algo que nos une.
Publicar un comentario