sábado, 24 de septiembre de 2011

A veces sucede que se pierde el rumbo. Devora el camino el impulso de hacer. Sin saber si nos  requiere, como una fuerza que nos nace de donde nadie, ni nosotros mismos podemos comprender, la estruendosa  rompiente  de la barrera. Se mira hacia el barranco sin temor al vértigo.

La marea ha dejado en la orilla la ilusión de una jornada agotadora. Sin embargo todo ha sido imaginado. No se ha ido más allá del límite impuesto por el desconocimiento del mundo. Al despertar sobre las sábanas, el olor a limpio surge como una ofensa. El beso que se desea no ha llegado. 
Publicar un comentario