lunes, 26 de septiembre de 2011

Ciudad adulterada


Recuerdo la última calle alumbrada por tus ojos
donde los vagabundos
buscaban hambreados restos de comida
Entre montañas de basura 
el cadáver de un joven marginado 
Sobre el arco del cielo la lluvia 
convierte en plata el corazón del parque
Adonde nos sentaremos sin mentir
cuando el teatro de los odios culmine su función
El perro verde se cree eterno con su hueso
aulla a una luna de latón entre las rejas de una ciudad desconocida
                                                                     mil pordioseros transitan sin ser tomados en cuenta
atraídos por la flauta sorda
camino de la plaza

Publicar un comentario