lunes, 19 de septiembre de 2011

Secuelas

                                      En mi corazón dueles.

Vi de pronto tu vitalidad truncada por fuerzas que no pueden evitarse. Fui uno más del río de las penas corriendo a no sé donde. Lloré los muertos como propios, ahí comprendí que somos vulnerables y también solidarios. Desde ese día me autoproclamé afectivamente mexicano. 
Publicar un comentario