sábado, 24 de septiembre de 2011

Tonada de la luna



                                            No te acuestes desnuda a mirar las estrellas
                                                                                          que lloran sobre el pasto




La palabra provoca estimular la mente
en el tiempo que aún no es perdido
para otorgar placer a la cita
dibujar de motivos
Atrapada al punto en que solloza
hundo lentamente el burdo filo
saber adivinar el más extraño sueño
-acaso habrá alguien que pueda adivinar-
la cara oculta de la luna al detonar en el cielo
la marea semeja una mujer que espera
volverse a fugar por el hueco de un suspiro
esas inciertas cosas del pensamiento
que dan cabida a las grandes 
por donde se vuelve cielo 
un pedazo de vidrio camino al infinito
Hoy que nada poseo
llegan a mi sedientas
las olas que siendo mansas
desbordan diques







Publicar un comentario