viernes, 30 de octubre de 2009

El Viaje.

El viaje. Acomodo en la bolsa de viaje lo más elemental, la pluma, el cuaderno y tú el ronco sonar del barco aligera mi pena sin velas desconfió las maderas hinchadas abren vías en caminos azules rompen la quietud que amo en su vida extendida digo adiós por un instante tus pechos vibran bajo la blusa se despiertan extrañarán mis besos Una boina jamaiquina me guarece del calor el pobre pecho se infla de aire como una cámara vieja me resguardo en los mundos que me invento.
Publicar un comentario