jueves, 1 de octubre de 2009

0009 Aromas

En ese olor de orégano y desgarro trae la tarde articulada un viento que sabe a donde se dirige Pulsa de aromas que invaden los recuerdos donde se pierde mi infancia de niño solitario en cualquier patio de una casa solariega Olores de recuerdo y de misterio de sombras fugaces entre los resquicios entre los maderos que cubren las viejas estructuras las leves pisadas de la madrugada Mientras la luna vacía su luz en las figuras dentro camina una sombra de vida un alma que no sabe de quejas y sufrires La tela cruje al barniz almidonado roza leve la luz que invade vuelve despacio a su habitual descanso La mano se posa en la mano yerta comparten ambos la misma frialdad la luna agota su luz primera y en un beso, se pierden en la noche Lejos la soledad aumenta y se vuelve ajena destierra las imágenes, las cubre Un manto de niebla busca sensaciones nuevas.
Publicar un comentario