lunes, 12 de octubre de 2009

0015

Agoto en las manos partículas del tiempo receso de ellas y busco mas allá como una barca que no existiera Cansado de armar la idea Atesorando lo más puro aprender de otros otros de uno juego que no cesa que se integra como una estructura que se forja en la audacia Que se yo, estamos tan solos en la noche de nadie a expensas del misterio Expuestos, un puño de cal viva en la mirada y unas pupilas que se antojan frías, frías como las estatuas Que esculpen los artistas en las plazas públicas con unos ojos sin vista mirando hacia la vida Así andamos fingiendo ver estando olvidados A gritos nos llamamos para sentir que existimos un raquítico discurso de auxilio en un mar de miedos.
Publicar un comentario