miércoles, 5 de octubre de 2011

Sabrás



Gritar
con un alarido que apague 
el sordo espectáculo de la espera
                  ponga lluvia a tus pies
                                    mitigue el deseo en la vasta oscuridad 
quiebre de una vez la incertidumbre 
                                          del no estar
haga al fin valer, definitivamente 
la incansable labor devoradora
de la llama
Publicar un comentario