miércoles, 5 de octubre de 2011

Ha pasado


Por no poder mas el corazón 
hasta el otro extremo de los surcos se ha marchado
en silencio después de un brusco golpe
sintiendo estremecerse de ternura

Al fin del mundo, al otro lado
de muros, silencios y desaires
se ha ido con sus penas trotamundos
a desandar sin fines de comedia la vida del difunto

Como un monto de luces de teatro
el foro iluminado tras la pausa
de un público angustiado que medita
las cuatro quejas absurdas de su vida

La nueva sinfonía de Teosintagma*
célebre Juan de las penurias
la boca seca de nostalgias
el pecho fiero de bravura

Monocorde insípido del aire
fango desolado y umbroso
detestado por los viejos amoríos
Solo, más que eso, recordado
en su fama envuelta canturrea

Mil cantos de olvido y pesadumbre
de polvo de suelos y de soles
donde las tardes fueron a perderse
entre asientos helados del invierno

Has vuelto como la poesía
con luz propia de  mejores encantos
a tender sobre los prados color nuevo
hecho descender desde lo alto

Un río de claveles sobre el pecho
de las niñas sonrientes
en labios sedientos olvidaron la penuria
humedeciéndose al ritmo de los besos
clamores de ruidos incesantes, bulliciosos pasan
los jóvenes de alma, sin mirarse

Con un impulso único, tomados de la mano
la cabeza altiva, el pecho vibrante
los músculos  tensos

Es el amor que lo ha logrado
al vencer la infame oscuridad del cuerpo
otra vez nacen del pasto los colores
y salen los niños a cantar sus cantos

Los padres se saludan en las plazas
la vida se siente como una cascada
aroma suave de tibieza
de besos llenan la calzada



*Teosintagma, nombre de la filosofía de lo real/ desconocido
Creador extraordinario






Publicar un comentario