viernes, 7 de octubre de 2011

Razón de Ser

                                           Sabes que soy viejo
                                                    como la mata de Ceiba y el río que la baña


La poesía debe escarbar en la conciencia. Dejar un sedimento parecido, al que deja el café bueno, en la taza cuando lo bebes, la sangre en la ropa cuando te rompen la cabeza por decir lo que sientes. Sin poder servir de resguardo, víctima de la brutalidad y el opio sobreviviente,  expuesta al veneno de cualquier serpiente y si bien le va despreciada por muchos, convertida en burla de aquellos que siendo de la misma extirpe, desean ver convertido en polvo, el trabajo del poeta. Sienten cada aplauso una cuchillada.

Para espantar fantasmas se desnuda la razón. En tiempo de brujas que pululan sin definirse, se sale a confrontar los miedos , usando adargas contra la ignorancia.

El poeta sueña y comparte sueños, y sabe el potencial que brota , fuente de mil chorros , con sus poemas.

Ya nos es época de silenciar poetas, quemarlos en la hoguera, hacerles tragar sus poesías. Desterrarlos de su tierra, creer así que silencian su pensamiento.
Publicar un comentario