sábado, 29 de octubre de 2011

Amo mi rutina.

A veces los días son  extraños remansos 
que acallados arrumban la vivencia
pasan en desenfreno por lugares inapropiados
acumulan el estrés de mucha jornada
Así son y nada responde como se espera
Lo desconocido encierra al desempeño 
en la incertidumbre que arma lo diario 
sucede todo lo que no debe suceder
Hoy debí quedarme quieto decir : ¡No! 
ofrecer disyuntiva a los que aguardan
Amo volver a mi esquina derrotado
pesa el tiempo en mi como una losa
Publicar un comentario