domingo, 2 de octubre de 2011

Los Profundos Sueños

                               

      Desde la orilla del río, en el olvidado camino al Husillo tu ojo me seguía...


Son una serie de narraciones no convencionales que muchas veces no tienen una ilación lógica, ni la persigue. Que busca expresar instantes. Más bien, pequeñas anécdotas ocurridas. Unidas en torno a sucesos y  personajes. Profundizadas por la fuerza de las vivencias y la fijación con que se deja sentir la emoción y el transcurrir del tiempo.

Ese amor que surge a primera vista y que le hace dejar todo y cambiar hasta su lugar de residencia. Rompiendo definitivamente, todo vinculo físico con el pasado. Aunque no el emocional. En esencia sigue siendo parte de su origen, a pesar de que transcurrido el tiempo se visualizan cambios evidentes en su naturaleza perceptiva. Digamos una urdimbre de pensamientos, que dejan aflorar su enriquecida composición de gustos y conceptos, aunados a un modelo de vida entre parco y liberal, muy discretamente pintado en una personalidad solitaria.

Vivirá atado a la nostalgia,  curiosidad insaciada de haber querido imaginar una vida en ese pasado, donde muchas de sus expresiones no tendrían cabida, habitando sombras de emociones que nunca logrará superar.

Alberga una vaciedad afectiva provocada por situaciones de la infancia, entremezcladas a un mundo de relaciones que se mantiene rondando, el universo de su imaginación creativa, fuente constante de su labor literaria. Inspiración que no cesa de enviarle imágenes de amores convulsos y fantasmales, negados a desaparecer.

Con todo esto se va tejiendo la trama, que por momentos se abandona en calles, barrios y pueblos tan disimiles como olvidados, aparecen y desaparecen personajes, que una vez tuvieron algo que ver en su vida. Gentes de un solo dialogo, emitiendo una experiencia digna de ser contada.

En este catálogo vivencial,  lejos de despersonalizarse, adquiere una dimensión humana definitoria el proceso integrador de uno de los personajes mejor definidos en la vida del autor, después de su propio yo, quizás reflejo del mismo.




Publicar un comentario