viernes, 10 de diciembre de 2010

Sabrás mirar

Quién mira la tarde y no se baña de ella
 quiebra el sustrato de los vidrios
 dejado en fantásticos lamentos
Dime si sabes cuando es vulnerable el alma
y entre fiebre que los labios quiebra
ves nacer caminos del agrio despertar
mira al centro de tus escondrijos
hallaras la huella del viejo alfarero
Publicar un comentario