viernes, 17 de diciembre de 2010

Esperar

De la línea de sombras que eres parte

a mis dedos desciendes


escapas sin rumbo y después regresas




Ante otro tu seno se descubre


y la mar desafiante que retienes


deja asomar dulces quejidos


que arma de sueños mi desvelo
Publicar un comentario