martes, 17 de noviembre de 2009

Parque Centenario.Mérida.

Los árboles esperan que los pájaros regresen en la tarde como cada día y los novios se sientan en la banca que su sombra agrada Los viejos trovadores se inclinan ante la belleza el misterio del amor que no acaba Donde los árboles esperan el regreso de los pájaros como cada día el alma vive.
Publicar un comentario