lunes, 9 de noviembre de 2009

0034

Cada bala sin nombre dibujaba en el mármol las letras doradas que habrían de vivir.
Publicar un comentario