domingo, 8 de noviembre de 2009

El Muro.

En la alta muralla se han perdido en las rosas del prado diseminadas donde rompen las olas en la tarde cuando se han guarecido de la lluvia entre los escarpados riscos azules junto al silencio de los cementerios caminando sin rumbo en la noche callados festejando a los muertos dibujando motivos en el atardecer perseguidos por la furia en el día cada muerto baleado sin nombre cada callejuela repleta de gentes la música de la banda desquiciante las luces de todas las fanfarrias ¡las manos! las manos, que se buscan entre sollozos que se buscan entre lamentos que se buscan solidariamente al final del cerco volviendo a ser humanas.
Publicar un comentario