sábado, 16 de octubre de 2010



Será nuestra existencia un sueño predispuesto
acaso suma de incidencias
Quién me ha puesto a ciegas en el sendero 
donde anda perdido mi entramado
de que escena sin fin se conformo la obra
algún sitio donde poder sin ser expuesto
mirar a las estrellas y sentirlas vivas

Dios en su mirar mis tumbos
de la mano acaso me ha dejado
 entre calles desoladas paso
a la defensa esquiva de cualquier escollo
en la pobre sequía de los bosques
y los pájaros muertos en los parques

Acaso importa saber
el verde inmóvil de las miradas
que al reflejo de los vidrios oculta
latir la vida en su agonía nueva
sin más reclamo al despertar
que la  ansiedad con que se asume
la propia existencia 
Publicar un comentario