jueves, 24 de noviembre de 2011

Carta encontrada en una botella.

En vano jure no escribir otra carta de amor, como si con aquellas la prueba hubiese resultado demasiado difícil y la experiencia tan desastrosa que me dejo el ánimo propicio para sentir desfallecer.
Solo me salvo mi orgullo,  que alimente día a día con toda la fuerza de mi juventud, no debía sufrir lo que en verdad no valía la pena.
Gentes habrá que pretendan decir que no te amo, es cierto, no esperes de mí el amor adulterado de las frases sin sentido y de gestos repetidos , he vivido lo suficiente para evitar ser vulgar , he sufrido lo necesario para evitar ser patrón de frases irreales.
La lógica me hace ser realista, la vida seguirá siendo vida a pesar de que dos seres se dejen de amar. La forma en que he sufrido  me dice que he amado con pasión y me da la medida de cuan desprovisto de experiencia he estado.
Odio ser popular, lo popular es de todos, no quiero que me comprendan, quiero que me comprendas; al seguirte este hermoso juego no yerro, desvió mi rumbo que me empezaba a amparar de todo principio de algo serio ,rompo mi libertad , la pierdo por ti, cuál será el precio que deba pagar después, que nuevo sufrimiento traerá a mi vida tu amor, quien con 15 años es constante en amores, por tus besos que me devuelvan la vida y la confianza , por tus pechos que deseo morder , teniéndote sensual y toda llena de pasión y enamorada, que debo esperar después de ti. Tiene el amor el deber de amar, amar como yo te voy a  amar , amar aún si al cabo sufres o sufro , todo amor, yo lo sé, para ser verdadero y grande tiene que haber sufrido. No quiero la mediocridad de un cariño de utilería sin los atributos materiales y espirituales que lo salven de los prejuicios. Todo lo que se dice tiene que sentirse, todo lo que se siente debe a su vez decirse, respecto a esto no dudes, confía en  que por encima de cualquier deseo, está el amor, valor que tengas de tu propia persona. Soy tu amigo, te deseo, puedo beber de tus primaveras sorbo a sorbo las impurezas, pero no soy ingrato, no me importa la edad,  ni las manchas del sol siempre que brille y de luz.
De mí deseas saber, llegue a tu vida de improviso, es mejor, llegue curando viejas heridas, no deseo marcharme con otras nuevas, ya sabrás de mi con el tiempo.
Quién sabe si al tenerte más a mi lado la vida me sea más llevadera y pierda sus estrecheces.
Soy como cualquier otro, sufro y me ahogan las lejanías  y los recuerdos, pero tengo una infinita confianza en mí ser y mi orgullo.
Ahora empezamos no creas que has pasado la parte más difícil lo realmente difícil comienza  ahora, sabremos estar a la altura de este amor?, de esta forma de amar, creo que al encontrarnos por sobre toda las diferencias de edades hallé lo que en años he venido soñando, eres la persona adecuada para sentirme bien, no me creas como alguien empeñado en burlarse de ti, realmente te necesito y el tiempo me dará la razón. Después de un tiempo comenzaremos a pensar que fue afortunado habernos encontrado.

Septiembre del 1979.

Publicar un comentario