martes, 2 de agosto de 2011

El Sueño

La belleza de esa tarde junto al puerto
al mirarnos a los ojos 
saber que estábamos felices


Con nuestro carro viejo 
nuestro hijo pequeño 
acabados de almorzar 
foto del recuerdo abrazados


sin saber que en el futuro
acechaba la trampa
de la vanidad 
carro nuevo a la puerta
comidas y vestidos caros
verlo crecer solo los domingos
usado mi gerencial tiempo
para explotarme
hasta que llegara el día
y fuera alzado por los brazos
tirado afuera 
con un diploma y una medalla
y una mesada compensatoria


Tus ojos de inocencia
con olor a salitre 
y café
abrazados para siempre
Publicar un comentario