martes, 12 de enero de 2010

Tienden

La luna pasa por sus ojos discretos ojos de mar sin retorno que pueden ser visión lejana Sea refulgir de rayos en su darse tienden a la espera del viajero la suavidad ansiada
Publicar un comentario