martes, 12 de enero de 2010

Despedida

Quemante en dos partió el silencio
alzo su cara y desviò el saludo
 De  golpe los recuerdos se fundieron
 Sentir la rabia ingrata de  soltar su llanto
La mano que al volar se hacia ajena
 desata  iras contenidas

 Serena vuelve a convertirse en ella
Publicar un comentario