viernes, 10 de mayo de 2013

El divorcio

Pegada a la puerta de entrada la estampa avisa
que la casa se vende
es un letrero simplón de medio peso
para ahorrar hasta el anuncio
La mesa es propiedad común, los niños y la cama
serán acaso sorteados los enseres
las noches de amor y entrega no se toman en cuenta
besos pasionales
leves mordeduras en el cuello
cada quién su ropa
los zapatos de domingo
el abrigo del último invierno 
las dos camisas blancas 
la corbata a rayas
Mientras esto pasa los hijos se miran con asombro
ellos ya decidieron los juguetes 
y cuadernos
Ademas ya hace tiempo eligieron con cual padre

Publicar un comentario