jueves, 19 de abril de 2012

Del Silencio Vengo

Del silencio vengo
inexpresivo
                   audaz
vengo del polvo y de la tierra
de enterrar a un muerto vengo y aún lo lloro
porque pudo más la muerte que mis manos


En silencio hablo de los muertos, que las manos
                                                       no pudieron retener
esforzados en clamar al cielo el perdón de culpas
                                                       no expiadas
En la comezón de la conciencia
se propone un poco de locura para alzar del piso de la morgue
los pedazos de mentiras que han caído


Vengo enfundado en la misma historia que les cuento
con alma de asistir
al pesado manuscrito de las culpas
en  acecho de los pocos adecuados
para ofrecer perdón


                  Ante el pecho se dilata la estrofa mal cantada
                                    de un himno que ya muchos dan por olvidado


Es al muerto el respeto que se debe, el último asistente
                                                                     que ha quedado


Afuera la noche agoniza sin remedio
para la negociante 
               de ilusiones


Publicar un comentario