domingo, 22 de abril de 2012

Atado

Voy de tu piel a mi asombro
en dentelladas del viento
que me grita : ¡ huye!


Solo me ata y desata
de tu espacio
la clorofila del majestuoso
laurel ciego del bosque de la vida
sigo tu rastro de sal
y salto de la base
a la diosa
que mora en la sombra
aquejado
Publicar un comentario