miércoles, 14 de marzo de 2012

La Pesadilla de la Ciudad en que el amor no duerme.

Imaginé ser calle de una Ciudad lejana
donde la gente camina de manera desesperada
buscan algo que no se halla
de un lado a otro por mis orillas
                                          se van las horas 
en cada barrio los pasos
por esa calle que las imágenes ofrece


Casi todos  
parecen querer algo que no se halla 
casi todos hallan cosas que no desean
todos quieren no encontrar lo que se presume


Imagino ser una calle tremenda y sola
de una Ciudad Desesperada


Imagino que soy la línea de una frontera
que nadie ignora
manos y caras de gentes que pasan sin que conozca
por esa calle que me imagino
en forma de caracol 
cerrado al mundo que a la vidriera de los curiosos
de vez en cuando 
indaga si allí se asoma


El pesimismo se descompone como la formula de alguna 
                                                                          mano secreta
empieza un viaje desde lo interno hasta lo ajeno 
sin ser real


Quién se une a este barrio extraño que no contempla mayor delirio
pasos y pasos de gente que lo transita


Se han vuelto secos como una rama llena de espinas y del rocío
                                                                                que produce miedo 
mientras se tocan,  sangre sin darse cuenta, brota de ellos
de otros colores se tiñe  
rostros que las espinas han cercenado 
en la Ciudad que duerme sin cerrar los ojos 
todos desean que nunca fuera


La Calle para los pies que buscan
                                               ha comenzado a despertar                      
  
        
Publicar un comentario