jueves, 8 de marzo de 2012

De segunda mano

No puedo leer sin mirar  los ojos
mujeres burguesas perfume de flores
compuestas de Hola y Quién semanales
hechas al ovillo de la cama y la cena
incapaces de ir al baño descalzas
mucho menos letrinas a cincuenta pasos 
de la casa
Me gustan sus poses combativas desde
el mejor café de la ciudad imaginada
componiendo al mundo que desconocen
sin saber de liendres y de hambre
Parecen  muñecas de revista antigua
que las niñas del campo 
visten a su antojo
hasta que las hojas rasgadas
las dejan desnudas
Publicar un comentario