viernes, 12 de noviembre de 2010

Muñeca triste

El tiempo compartido no desaparece en mi memoria
fija como cicatriz la historia que nadie debe saber
 expuesta con esa impúdica imagen
de amonestar  la vivencia preferida en las esquinas
Deseo de la vista pagado en la furia poseída
a precio animal insoslayable ante la caravana de ojos
en consenso de ofertas entregado a lujurias
 en la incapaz acción de hallar solo una sincera
Esa magia que posee quien se cubre de pasados
 lleva ocultos y los transmite de manera sobria
reta a descifrar, irónica verdad, la estrella que oculta
Mujeres que  cobran vida desde algún lugar lejano
 juegan a  revivir la ilusión
Publicar un comentario