sábado, 17 de julio de 2010

Sin ti






















Cuando se busca algo  donde no esta

de poco vale  oír silbar al viento







Acaecido en cualquier distante rumbo

atrapado en  pedazos

sin darme cuenta

en los besos cansados de tu cuello

entre  farallones de miradas codiciadas

al crepúsculo  que socava mis días

perseguido en silencio

torturado por aquella llovizna 

que persiste implacable en mi discurso

al confrontar el recodo



En la desnudes de tu llanura apocalíptica

aprendí  a trasluz de la memoria

amarte poseída sin tener

el respeto sutil a los momentos

Publicar un comentario