martes, 20 de julio de 2010

El loco




Donde pisas quisiera
sembrar  de besos el camino
repleto de tu visión estrafalaria

Con tus faldas de hippie
tus pulseras de cuentas falsas
enroscado a tu cintura como
un cinturón de lata

En las prendas intimas que llevas
los perfumes que se quedan
colgados en la baba de los necios

Tus escotes extraños que inducen
a conocer lo mío como ajeno

Sin repliegues falsos de palabras
sembrar de besos tu pisada

Me van a decir loco ya los oigo
mirando cuando pase por las plazas:

¡Ahí va el loco!, que sigue a la mujer
de los cabellos rubios y los collares

ahí va el loco otra vez
Diciéndole quien sabe cuánta cosa

Me rió al cabo ya es costumbre
de mí siempre han hablado

Me rió, esos que saben
casi siempre duermen solos
se la pasan aburridos

Y yo loco, desquiciado, flaco
cuando llega la noche
tengo función preparada
fiel cobijo que me alienta
a lidiar con los cretinos
que sientan en las plazas


Publicar un comentario