sábado, 26 de diciembre de 2009

Amante.

Para qué tenerla 
siempre al costado  
pena certera 
queja que no cesa 
vuelco de furia ciega 
lengua de ascua viva 
Esperar que la distancia 
cure la profunda herida 
mate de un rayo su imagen 
Yendo despacio a esconder 
donde no exista su nombre 
ni flores sobre la mesa 
hagan más hondo el suspiro 
Desear solo en la noche 
que las estrellas se apaguen 
al recordar su mirada
Publicar un comentario