lunes, 21 de diciembre de 2009

Estar allí

Verter ocios sobre la necedad del ser 
existir sin miedos 
sin tintes 
acabado de dar estar a punto 
quien pudiera seguir allí prisionero 
Vestido de sombras que preguntan a la luna 
lenguaje inoportuno desconocido 
simple mortal 
siendo tarde comprenderlo 
De la nada aparecer mentir 
decir que pudo algo más grande: 
Unos brazos cálidos 
cintura de fuego milenario 
Restos antiguos de un volcán sediento 
una tormenta desafiante 
Clamar entre sollozos que no fueran deseos 
alejar cuanto no fuera misterio 
fantasear con lo hermoso 
sembrar pasiones  
cubrirte de humedad
Publicar un comentario