domingo, 6 de diciembre de 2009

0050. en receso.

tantos suspiros en tu pecho ahogados en la noche como una acuarela de matices donde lo oscuro prima sin saltar de lo adverso hacia una nueva tonalidad un viento de no sé el lugar silba en mi ventana acurrucado estas en cada sigilo la mueca se deshace una mano invisible me roza cada dedo es un pétalo un jardín al otro lado los miedos no terminan cuando vuelvas trae como siempre tú frescura.
Publicar un comentario