miércoles, 13 de marzo de 2013

Las Disquisiciones y los Señoríos. De la plaquette " Revolución qué has hecho con la patria.


En afrenta y oprobios sumidos fui criado
en el culto oneroso de tiranos
a la siniestra del todopoderoso imperio de los empobrecidos
para servir de miedo al engranaje

Puse todo mi empeño en procurarme un lugar
para soñar donde nadie pudiera estar presente
Incluso en medio de la plaza rodeado de la plebe combatiente
un poco de abstracción contaba entonces

Por dentro la paz sin ser total dejaba espacios donde caminar a gusto
afuera el caos se confundía con el orden habitual de los relajos
se daban la mano los que no sabían ni esperaban nada
al día siguiente, con los promotores de la ruina
que tampoco imaginaban la locura
pero accedían al destrozo en nombre de consignas
que nunca fueron ni remotamente cumplidas

Así forje con entusiasmo  un mundo paralelo al mundo externo
sin piruetas, maquillaje y acomodo
sin pisar a nadie en la escalera que mediocres
usaban para alcanzar el cielo raso de una gloria
por demás efímera y compleja donde más valía no figurar
que llamar de todos la atención

Las palabras cotidianas fueron pronto desdeñadas  por decreto
y surgió un idioma nuevo en función de nuevos intereses
se le dio fachada de comunidad y bienestar de todos y con todos
Prometiendo más allá del cielo, cuando los pensantes saben
que prometer nunca empobrece

Sin embargo nunca la lengua ha sido de fiar
se desboca a la menor provocación y no sabe ni pedir disculpas
ni resolver los destrozos que hace cuando no se mide en su función
tan cercana del cerebro en relación a los pies que se sumergen

La distancia acaba por hacer visible tanto errores como aciertos
pone en su lugar las intenciones
sin embargo solo resultados valen al hacer el recuento de los tiempos
y esos, sin que quepa la menor duda, dejan desnudas las ideas 
las disquisiciones y los señoríos. 






Publicar un comentario