martes, 26 de marzo de 2013

El Inquieto quehacer humano.




Los Creadores se convierten en nómadas estéticos que importan de todos los géneros para dar salida a sus necesidades literarias.
                                                                        Eva Sáiz.

Con  el  titulo de “Un Gorro Ruso”,  nos presenta la escritora Gabriela d´ Arbel  (México 1970)  su más reciente trabajo literario.

Fresco,  interesante y coherente proyecto, que la sitúa en la condición de escritora de vanguardia.

No es ciertamente algo nuevo en la comarca de los inquietos, pero rompe con mucho lo acostumbrado a leer  en nuestras presentaciones citadinas.

Veía venir tal explosión de parte de nuestra apreciable compañera, cuando tuve la ocasión de leer algo de estos escritos en un periódico local.

Un escritor debe estar abierto a todos los experimentos,  lo novedoso,  propositivo y revolucionario, que  se pueda abordar para trasladar el mágico mundo de su pensamiento a los lectores y público en general.

La época vuelve a ser terreno de retos, sea porque la gente no puede o no quiere  acercarse a la creación, o porque el creador no desea dejar pasar los tiempos que le han tocado vivir.

Sea en fin, lo que sea y aún más, esté libro muestra esa habilidad e  interés expreso de la autora para colocarse en boca de los receptores de su palabra.

Me gusta este cause que manda el agua fresca a las tierras áridas del desierto, me agrada el riesgo asumido por Gabriela. Ya conocía su narrativa y confieso que siempre me ha gustado su poesía.

Ahora nos ofrece una nueva visión de su quehacer literario, un arresto de letras que tiene como misión deshacer la impresión del género que algunos esgrimen con tibieza para empezar a probar una poca usada forma de hacer literatura. Sin embargo no nueva.

Aplaudo la libertad en todas sus manifestaciones, estamos ante una variante positiva en la obra de esta escritora y sin duda veo con agrado que ha salido victoriosa.

Espero que el futuro la coloque ante retos mayores, para poder seguir asombrándonos con sus letras.




Publicar un comentario