martes, 3 de julio de 2012

Cosas que a nadie importan

Otra vez el miedo
                        se adueña de la espuma
atrapado en la piel que es de ambos un poco 

La vista inquieta
al voltear su figura
                 no amaina el deseo
su desnudo bronceado

                            
                         El aluvión de miradas
                                                    persiste

A lo sumo cede y calma los excesos
la potente marejada destierra sin saber
las cosas que dejan a su antojo
en la orilla de un foso sin vista a la playa
donde la mar se lleva
                         lo que a nadie importa


Publicar un comentario