miércoles, 4 de julio de 2012

Mirarse no basta

Deciden una entrega
                                 que no asuma culpa   
Al callejón de la inercia
                               enfrentados  
                     Mirarse no basta 
                     lo han hecho por años
                     a ratos callados
                                          ausentes 
                     cada uno por su lado
                     por momentos converge   
                     deseos en sumido mundo 

Dos actores visten nueva piel
atrapados en el celuloide
juegan  roles coincidentes
sonríen
se buscan  
viven la farsa del sueño que les quema

                   En la última fila
                   de un cine de barrio
                   enfrentan sus miedos
                   los protagonistas


Publicar un comentario