sábado, 14 de julio de 2012

OFRENDAS DE FUEGO. Lina Zerón. México.




Hoy nos amamos entre ofrendas de fuego
liadas a la progenie de nuestra piel
y todo fue tan cristal,
tan de trinos en el alma,
que tengo miedo de andar por la calle
para no romper el aire.

El amor se viste de sonrisas,
de miradas de dicha
de alegría cómplice,
de tierra nuestra.

Tras los telones,
un enamorado me envía besos
con la punta de los labios
y yo pienso en ti.
Al bañarme en el mar,
mi cabello se colma de caracolas
y las olas me regalan los buenos días
y yo pienso en ti.

Tengo los ojos caleidoscópicos,
hoy soy tan insecto,
tan polen en las patas de una mariposa,
tantos tonos distintos en cada beso.

Hoy he pintado los suspiros de colores
y el espíritu crece hasta alcanzar las nubes,
y el gozo recoge miradas y belfos.
Hoy es un día tan génesis
para acarrear todas las manzanas del deseo
y llevarlas a la parábola de tu boca.

Es un buen día para domar nubes
sobre la espalda de un huracán,
para aplacar la furia de los hombres en la guerra,
bueno para soltar el nudo del tormento interior.

Me adentro en el edén de sabores,
magnolias,
lenguas desconocidas y Tú.

Cada roce es una conmoción,
cada palabra es una caricia en los muslos,
cada suspiro una navaja de fuego,
cada beso un cometa.

Hoy es un buen día
para continuar junto a ti,
consentida,
indefensa,
enamorada…

Solo de ti.
Publicar un comentario