domingo, 8 de julio de 2012

LAS AGUAS ROBADAS. Rogelio Treviño. Chihuahua. 1953- 2012.



                              
                                 

Agua robé a los dioses para poder amarte

Sólo visibles para los que no duermen

El día se extendió lento como un manto de sombras

Sorda inquietud insomne de unos ojos que rielan

 en la piel de los míos

Sorda quietud del alba para estar en los tuyos

Las aguas fueron dulces para ti en la alborada

Amargos los peciolos de unas flores que cantan

 en la gruta de soles de unas lunas guardadas

 a través de los meses donde se siembran cañas

Agua robé a los dioses para poder amarte

Las horas fueron lentas en sus flores de luna

 maduras y relentes como no hubo ninguna

 jamás sobre tu piel

La luz en sus ascensos entrelazó sus ramas

 tejiendo nuestros cuerpos en un dulce bajel

Publicar un comentario