miércoles, 16 de mayo de 2012

A la deriva.



El sinfín de almas 
abreva un nuevo modo de silencio
desata lo que encuentra ante la vista
aferrados con ello al viejo muelle


Cansado de servir, a la deriva, el terco anuncio reciclado


Al buscar 
se ofrece recompensa
más ya el amanecer está visible


              Atrás queda grabada 
                         la isla de mentiras-espejismo 


Supone ser llevado por aromas
destinado a compromisos sin ser vano reclamo 


Arropa la marea un cuerpo  
que suelto los cabellos cubre de osadía
                                                   el exponerse


Reta la palabra furia
reclama libertades propias
investida de lo alto
se da huérfana


Viste la plebe de lluvia y miedo,            
enmudece
lo que nadie nota es que por lo bajo murmuran oraciones


Va el cuerpo en la vía de agua
transparente
verde ensueño de diques que no puede retener el hombre
rompe enigmas la boca desafiante
el torso decantado en asombrosa imagen


Refleja el rayo de luz la calmada silueta que expira













Publicar un comentario