jueves, 17 de mayo de 2012

Me debo.

Me debo los olvidos
                      de noches que no sanan
Heridas que supuran
                      tempestad
miradas que persigue el tiempo
                                   


Madrugadas que unen tarde y nuevo amanecer
cargado de preguntas sin hallar salidas
ser perdonado, perdonar 
vanos intentos de empezar de cero  


Me debo tus labios
                donde las curiosas preguntas  
                                                       se extravían 


Confesión de amores que tal vez no cuajan
                              por el sabio consejo no ofrecido
o la rueda fortuna que no siempre favorece


Repleto de ilusión compartir viajes
a mundos surrealistas
en desvelos que se mofan del sueño
                                       junto a grillos de suave versar


Recorro la calle colmada de historias
última dueña de mi juventud
refugio de años que forja
                       la prisa de-vida que alimenta mi ego


Este andar desmembrado
no lo aquieta la boca que me sabe anudar
ni la brisa del mar desbocado en mi pecho
amante vencido por la paz que no llega


Me debo todo lo que he pagado
para sentir que ofrezco lo que deseo dar

Publicar un comentario