miércoles, 9 de marzo de 2011

La Jaula. Santa Roda, escritora mexicana

Mi patria es dulce por fuera,


y muy amarga por dentro;


con su verde primavera,


y un sol de hiel en el centro.




¡Qué cielo de azul callado


mira impasible tu duelo!


¡Qué cielo de azul callado,


ay, Cuba, el que Dios te ha dado,


Nicolás Guillén




Hay un mundo ahí


debajo de ese mar de nubes


encima de ellos un pájaro con muchos ojos


y los míos






Hay un mundo ahí


detrás de rejas azules


y en rojo una estrella


rodeado de océanos


con peces libres


y balsas que huyen






Hay un mundo ahí


que no ha caminado


que vuela con alas de un libro


que presume mezcla de razas


como si fuera el ombligo de ellas






Hay caras tristes, no es el dolor, es el encierro


hay pregones de conformidad


hay reclamo a hurtadillas






Acaso el tirano perseguía sueños de redentor


Acaso el redentor se convirtió en tirano






Hay un mundo ahí


donde no hay valor absoluto


todo es relativo






Hay un mundo ahí


tal vez espera abordar el ave


tal vez espera a Moisés


tal vez, espera
Publicar un comentario