martes, 11 de agosto de 2015

Nadia

A veces no se sabe a qué se enfrenta uno cuando sale a la calle 
La muerte es una sombra que guía los caminos
El oscuro retoño de un bosque de almas sin descanso aúlla 
espera de la flor sin rostro
A la mesa del que mata se sienta el odio, la mentira, el asco 
se lava las manos 
No hay llanto más negro y oscuro que llorar por un hijo
Madre no existe la muerte
soy una semilla en el surco 
abona mi entorno
con tu voz cristalina...

Publicar un comentario