lunes, 31 de agosto de 2015

Vida de mendigo

En silencio presume 
deja-vu atrincherado a la espera de un golpe
A pesar de no hacer nada espontáneo 
aguarda el terco paso
Cruza calles distraído
alienado por intrusos pensamientos
lleva por adorno al cuello
sudor acumulado de jornadas nauseabundas
A pesar de no poder vencer
el incierto del hoy 
Día que se torna afortunado
cuando algún vecino tira 
restos de comida al basurero
para poder calmar un poco la tormenta
que desatan dentro ganas de llevar
algo a la boca




Publicar un comentario