lunes, 12 de mayo de 2014

No dejes pasar el tiempo  
proponte ceñirlo a tu cintura
que no se agote 
desvarié
deje la impronta añorante de su paso
Siempre fiel a tal indiferencia
en la esquina agazapado
desprovisto en la defensa
de la astucia necesaria
con que arman los que
temen la jornada
Publicar un comentario