viernes, 18 de abril de 2014

Al cabo


Que no me atrapen los días 
con su volumen de cosas
entristecido y blasfemo
Que no me atrapen los hilos 
de la desdicha
lo nunca visto, lo mal callado
velo intocable de impronta y desatino
vergüenza acumulada
lo que debió decirse a la cara
Que no me atrape la siempre angustia 
dejada por los cobardes
el dejo de compasión del perdonavidas
corajes insospechados de seudo fama
que no quisiera desdibujarme 
ni construirme después de viejo
Que no me altere lo que he pecado
ni convivido sin merecer
al cabo el agua no se cuestiona
cuando se bebe teniendo sed
Publicar un comentario